Son muchas las veces que salimos de pintxos o tapas por algún bar de copas en Bilbao. Pero, ¿te has preguntado alguna vez cuáles son sus orígenes?. Nosotros te los explicamos.

Mucha gente piensa que el pintxo es una especie de traducción de tapa al euskera. Nada más lejos de la realidad, lo cierto es que ambos platos aparecen de forma distinta, en lugares completamente diferentes y en años muy dispares. Las tapas son originarias (según las fuentes más fiables) de los tiempos del rey Alfonso X o de Alfonso XIII. Cada uno de ellos tiene su historia particular con las tapas.

Unos dicen que el Alfonso X exigió a los bares de todo el territorio servir el vino con una pequeña cantidad de comida para evitar que la gente se embriagara con facilidad. Otros hablan de que cierta vez, estando Alfonso XIII por Cádiz tomando una jarra de vino en un bar de la zona, una fuerte ventolera amenazó con llenar de tierra su bebida. La solución del mesonero fue cubrir la jarra con una loncha de jamón. De ahí su nombre de "tapa". Los pintxos, sin embargo, nacieron en un bar de copas en Bilbao.

Más bien y para no faltar a la verdad, fue en algún lugar de Donosti donde allá por los años 30 se empezó a servir el característico pintxo por el que hoy es famoso todo el País Vasco. En sus orígenes se servía una pequeña cantidad de comida ensartada en un palillo, de ahí su posterior nombre de pintxo. En la actualidad, el uso de ingredientes en estas elaboraciones es ilimitado y se ha convertido en todo un arte.

No obstante, ya seas de pintxos o de tapas te animamos a probar los nuestros en PUB K2 donde elaboramos y servimos ambos con ingredientes de primerísima calidad. ¿Te animas?